︎︎︎ Karina SPA

︎︎︎ Karina ITA 



En esta sección del sito, queremos aprovechar el 150 aniversario de la Comuna de París para abrir una reflexión sobre la Comuna no tanto con ánimo celebratorio, sino con un espíritu que intenta pensar como algunos de los problemas que la Comuna puso de manifiesto con su existencia practica siguen actuales en luchas y revueltas contemporáneas.
El primer problema que la existencia de la Comuna pone es la relación entre poder político y dominación social: según Marx, la Comuna es el primer momento en la historia en que se puede pensar el poder político afuera de la forma del Estado moderno, ya que muestra lo político como una interrupción de una unidad ficticia que el Estado pretende representar. El problema de reconducir la heterogeneidad social en un Estado unitario es algo que sigue vigente en varios movimientos sociales y en las luchas que apuntan a mostrar el poder social y políticos que sectores excluidos tienen. Este tema nos empuja también a reflexiona sobre la siempre compleja y contradictoria relación entre movimientos sociales e instituciones y en la posibilidades de los movimientos sociales de ejercer un poder autónomo en contra pero también al interior del Estado.
Otra lección que nos da la existencia operante de la Comuna es la de pensar lo político como una interrupción de la relación social del capital, como una interrupción del proceso de explotación y valorización capitalista. Nos gustaría entonces pensar en como este modo de pensar lo político se puede encontrar en movimientos y revueltas contemporáneas, como la revuelta en Chile o en Ecuador, pero también el proceso de la huelga feminista global.
Por fin, otro problema que la existencia de la Comuna con su idea de “Republica Universal” trató de resolver fue el de poner las bases por una ampliación del proceso de subjetivación de la clase obrera, también remarcando la necesidad de abolir las supremacías entre naciones y fronteras para instaurar un verdadero internacionalismo obrero. Este problema nos parece fundamental para pensar como la dimensión de conexión transnacional, o transfronterizas, entre varios sujetos en condiciones materiales diferentes que protagonizan luchas en todo el mundo – mujeres, migrantes, trabajadores, indígenas – puede servir para expandir procesos de politización y subjetivación.

Para empezar esta sección publicamos la entrevista a Karina Nohales, vocera de la Coordinadora Feminista 8M (CF8M) de Chile y candidata constituyente de la CF8M. Karina nos cuenta el papel central que jugó el movimiento feminista dentro de la revuelta chilena de octubre de 2019, que abrió un proceso de politización sin precedentes: esto llevó al triunfo del "sí" en el referéndum del 25 de octubre de 2020 para derogar la constitución de Pinochet y a la apertura de un proceso para redactar una nueva constitución, a través de la primera Asamblea Constituyente paritaria de la historia y abierta a candidatos y candidatas independientes, es decir, parte de los movimientos sociales y no pertenecientes a ningún partido. La entrevista nos hace reflexionar sobre como el ámbito institucional puede servir para mantener abierto el proceso de politización de masas de la revuelta de octubre y sobre como el proceso de la Huelga General Feminista ha permitido de afirmar y hacer ineludible directamente en las plazas el poder social de los diversos sujetos que la atraviesan. Este proceso siegue siendo fundamental para trasversalizar el discurso y la práctica feminista en los distintos ámbitos políticos, incluido el constitucional, y para mantener una lectura general de los problemas que en la redacción de la Constitución se abordan como particulares. Por eso, nos dice Karina, es absolutamente necesario seguir en ese proceso para transformar radicalmente la materialidad de la organización de la vida, lo que no puede ocurrir si no se consideran las coordenadas globales en las que se mueve el proceso de producción y reproducción del capital, y mantener abierto el ‹‹carácter inevitable de una confrontación de clases – en el que el feminismo juega un papel fundamental – que no se resuelve escribiendo una nueva Constitución››.